lunes, 23 de octubre de 2017

El ascenso de China como trasfondo del conflicto entre Corea del Norte y EEUU.

Por Juan González


El conflicto en la península de Corea que surge como consecuencia de la Guerra Fría podría solucionarse utilizando como modelo la reunificación de Alemania llevada a cabo en 1990, tras la caída del Muro de Berlín. Sin embargo, la lucha geopolítica entre China y Estados Unidos impide que este modelo sea viable, ya que China no acepta la unificación de la península bajo la influencia de EEUU y Corea del Sur, mientras que EEUU se opone a que el proceso se produzca bajo el dominio de China y de Corea del Norte.

Cabe destacar que la permanencia de este conflicto a quien más perjudica es China, ya que Japón, a pesar de tener una Constitución pacifista está aumentando su presupuesto militar bajo el pretexto de la amenaza que representa Corea del Norte. Pero la verdadera preocupación de Japón es el ascenso de China, con la cual mantiene una disputa por la soberanía de las islas Senkaku/Diaoyu.

En ese mismo orden, Estados Unidos moviliza armamentos y equipos dotados de la más avanzada tecnología con el fin de proteger a Corea de Sur de un ataque de Corea del Norte. Sin embargo, el propósito principal es vigilar más de cerca el ascenso China.

Lo que se evidencia es que el Sudeste Asiático se encamina a una carrera armamentista sin precedentes y China quedará atrapada en ella. De manera, que tendrá que destinar un mayor presupuesto cada año para desarrollar su complejo militar industrial, a fin de competir con Estados Unidos que el próximo año tiene proyectado gastar en defensa la significativa suma de 700 mil millones de dólares, alrededor del 35% del gasto total del mundo en este sector.

Finalmente, se debe señalar que aunque Estados Unidos no considera a China un país enemigo abiertamente, su ascenso le preocupa y en su estrategia lo trata como su principal adversario, ya que es el único con la capacidad de disputarle el dominio en el aspecto económico, científico y tecnológico a corto y mediano y largo plazo.

No hay comentarios: