miércoles, 1 de abril de 2015

¿PORQUE SE DESPLOMAN LOS PRECIOS DEL PETROLEO?

Por Juan González

El aumento constante de los precios del petróleo entre 2010 y 2014 incentivó que muchos países abrazaran otras fuentes energéticas como gas natural, carbón mineral y petróleo no convencional (petróleo de esquito), para cubrir sus necesidades.


Cabe destacar que EEUU aprovechó esta coyuntura para convertirse en el principal productor mundial de petróleo de esquito, a pesar de la fuerte oposición de los ambientalistas de ese país.

En el aumento de la producción y consumo de estas fuentes energéticas comenzaron a quitar espacio del mercado al petróleo convencional, provocando que a partir del mes de septiembre del pasado año se iniciara un descenso en los precios.

Es importante resaltar, además, que hay otros factores que también están incidiendo  en el descenso de los precios del oro negro,  como son: la reducción del crecimiento económico en China y el estancamiento de Europa.

Ante este escenario, las monarquías del Golfo Pérsico, lideradas por Arabia Saudita principal productor de petróleo del mundo, consensuaron que a pesar del descenso de los precios no podían hacer un recorte a la producción porque esto iba a reducir aún más su cuota del mercado.

La propuesta de Arabia Saudita fue llevada al seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la cual encontró el rechazo de países como Venezuela, Irán, Irak y Nigeria, que tienen gran dependencia de este recurso, y sin embargo, terminaron aceptándola a regañadientes.

Los efectos de la medida de la OPEP de no recortar la producción ya está provocando que algunos productores de petróleo norteamericano hayan tenido que cerrar sus empresas de extracción porque no resisten competir con un barril de petróleo convencional por debajo de los 60 dólares.

Los sauditas han dejado claro que no van han reducir la producción de petróleo aunque los precios bajen a 20 dólares el barril. Consideran que el mercado debe ajustarse solo.

Por lo pronto, los precios se mantendrán oscilando en un rango de 40 a 60 dólares, salvo que ocurra un conflicto que afecte a uno o a varios de los principales productores del oro negro.


El autor es politólogo, analista de temas internacionales.