jueves, 7 de agosto de 2014

RUSIA Y CHINA EN LA RECONFIGURACIÓN DEL ORDEN GLOBAL DEL SIGLO XXI

Por Juan González


La disputa territorial en Asia Pacífico, el conflicto en Europa del Este y la competencia por el mercado latinoamericano son fruto del ascenso de China y el resurgimiento de Rusia como potencias globales.
Cabe destacar que ambos países están alterando el orden internacional unipolar surgido tras la caída del Muro de Berlín en 1989.

Se recuerda que al finalizar la Segunda Guerra Mundial nació un orden internacional bipolar dominado por Estados Unidos de Norteamérica (EEUU) y la Unión Soviética (URSS).  En 1991, solo dos años después de la caída del Muro de Berlín,  el bloque soviético se disolvió, quedando EEUU sin contrapeso geopolítico, lo que conllevo a que ese país se convirtiera, hasta 2008, en una potencia hegemónica planetaria, con un poder económico, militar, diplomático, científico, tecnológico y cultural como nunca antes se había registrado en la historia.  

Sin embargo, a partir del 2008, se inicia la decadencia de ese poder, como consecuencia de la crisis financiera y los costos incurridos en las intervenciones de Irak y Afganistán.

Este acontecimiento coincide con el ascenso de China y el resurgimiento de Rusia como actores de orden global.  A esto se le suma el aumento de la influencia de Alemania en Europa y las intenciones de Japón de fortalecer su capacidad militar.

Es importante resaltar que Reino Unido, el principal aliado de EEUU, se encuentra en un momento difícil por las intenciones de independización de Escocia, a estos fines, ha convocado para septiembre del presente año un referendo,  lo que reduciría  aún más el dominio del gigante del norte en el mundo si se hace realidad esta pretensión.

El orden internacional de la primera mitad del siglo XXI estará marcado por los roces entre las potencias, algunas que quieren preservar sus intereses y otras que buscan aumentarlo.

En este orden multipolar en que vivimos, la diplomacia y la prudencia de los líderes mundiales son los responsables de garantizar la paz y la armonía en el planeta.


El autor, es politólogo, analista de temas internacionales.