viernes, 26 de febrero de 2010

Una teoría geopolítica


La Nacion.com
Editorial


La geopolítica gozó en las tres primeras décadas del siglo XX del prestigio de ser considerada una ciencia. La derrota de las potencias del Eje en 1945 la redujeron al nivel de seudociencia y cayó rápidamente en desprestigio. Esta ciencia fue fundada por el sueco Rudolf Kjellén en 1916 en su libro “El Estado como organismo viviente”.

El geógrafo alemán Friedrich Ratzel fue quien creó el concepto “geoestratégico”. Este último introdujo la idea de que un estado tenía que crecer, extender o morirse dentro de “fronteras vivientes”. Este concepto fue aprovechado por Adolfo Hitler para justificar su doctrina del “espacio vital” “lebens raum”que lo llevó a incendiar al mundo.

Según esta ciencia, la geografía domina la estrategia militar y varios autores desarrollaron teorías sobre las lucubraciones de Ratzel y las guerras modernas se desarrollaron sobre teorías geopolíticas. Si bien las conclusiones de la geopolítica no son definitivas, sirven para comprender algunos fenómenos.

La geopolítica estudiada por militares brasileños establecen que el destino manifiesto de Brasil es la salida al Océano Pacífico para convertirse en nación bioceánica. Toda la historia del Brasil se ha venido edificando sobre esta conquista de un espacio subcontinental. La salida brasileña al Pacífico coincidirá con la aparición de una nueva potencia mundial. Si se siguen los principios de la geopolítica y se analizan los mapas de Sudamérica, se verá que Paraguay es el estado que se encuentra en el camino de Brasil hacia el Pacífico. Esto explicaría la penetración pacífica brasileña mediante colonias de agricultores, que señalan una flecha hacia el Pacífico. Paraguay sería un estado-tapón, igualmente que Bolivia.

La próxima guerra sudamericana, si la hay, no será entre Brasil y Argentina, sino entre Brasil y Venezuela. La conquista de Paraguay y Bolivia es entonces vital para Venezuela para cuidar el flanco descubierto. Ello explica el enorme gasto venezolano para rearmar a Bolivia y las intentonas realizadas bajo el disfraz del “bolivarianismo” de someter a Paraguay.

Si bien Argentina tiene algunos pensadores militares en el campo de la geopolítica, los brasileños son los que han desarrollado doctrinas más estudiadas. En 1952, el entonces Cnel. Golbery de Couto e Silva afirmaba que la “opción para el Brasil era agrandarse o perecer”.

La acción estratégica brasileña fue crear el Mercosur, con el cual eliminó a su principal rival de habla hispana Argentina y prácticamente someter a Paraguay y Uruguay a sus dictados económicos. Paralelamente se lanzó sobre Paraguay mediante la penetración colonizadora. El advenimiento del títere de Venezuela Evo Morales frenó un tanto su dominio sobre Bolivia.

La comprensión de los verdaderos motivos de lo que ocurre podría permitir el trazado de una estrategia capaz de aprovechar el impulso de Brasil para desarrollar el país. Si la geopolítica es realmente una ciencia, Brasil no se detendrá, y en algún momento la rivalidad entre Brasil y Venezuela producirá el estallido de una confrontación.

Paraguay no debe equivocarse con respecto de qui´wn será su mejor aliado en esa conflagración que pensadores brasileños consideraban, ya en la década de los 70, inevitable.